Baterías Externas USB tipo C económicas de 20.000mAh

baterias externas usb c 20.000 mah

La conectividad USB tipo C ya se ha convertido en un estándar y, actualmente, la inmensa mayoría de los dispositivos móviles que se lanzan al mercado la utilizan. Las baterías externas que dan uso a esta interfaz de conexión son las más interesantes que se pueden comprar. Mostramos qué es lo que deben tener siempre para que la elección sea correcta y algunos modelos que son bastante recomendables.

Debido a que desde hace tiempo que este tipo de accesorios están a la venta en el mercado, ahora es un momento en el que es posible conseguir modelos que combinan algo que siempre es positivo para los usuarios: un precio ajustados con una carga alta. Por ello, los modelo que creemos que son recomendables tiene un precio por debajo de los 50 euros y, en el caso del amperaje, este es de un mínimo de 20.000 mAh. De ser así, siempre se hará una compra adecuada.

Eso sí, hay cosas que se mantienen en estas baterías externas que incluyen conectividad USB tipo C respecto a las más antiguas. Un ejemplo es que sus formas son similares, por lo que todo es completamente reconocible… incluido el lugar en el que están los puertos de conexión. Además, el uso de la conectividad de la que hablamos no hace que la portabilidad de estos accesorios sea menor, ya que las dimensiones y pesos siguen siendo muy ajustados y adecuados para llevar el producto de un lado a otro sin muchos problemas.

Cosas que no deben faltar en una batería USB tipo C

Una cosa que es importante es que, además de un puerto USB tipo C se incluyan otras opciones para conseguir la máxima compatibilidad posible. Por ello, al menos se tiene que buscar un modelo que ofrezca una conexión USB tipo A adicional para que todo tipo de dispositivos externos se puedan conectar. Que esto no sea así, se convertirá en un error para el futuro. Otras posibilidades son bienvenidas, pero son menos importantes como adicional.

Algo que es importante y que tiene que ver con la batería propiamente dicha es eficiencia que ofrece el componente. Teniendo en cuenta que hablamos de modelos que tiene un amperaje mínimo de 20.000 mAh, es seguro que se podrá recargar varias veces un smartphone o tablet. Pero, algo que es crítico en ocasiones es que la pérdida de carga no sea muy elevada al no dar uso a la batería externa. Por lo tanto, si es posible conocer el dato, lo ideal es que esté por encima del 90% lo que ofrece cada modelo. Esto aseguro desagradables sorpresas a la hora de recurrir al accesorio en cualquier momento.

En lo que tiene que ver con la potencia de salida que permite el puerto USB tipo C, lo ideal es que este se encuentre en la siguiente horquilla: 2,6 A / 3 A (tanto en la entrada como en la salida). De esta forma, se puede estar seguro que los proceso se realizan con una alta velocidad, tanto al cargar dispositivos como al rellenar la batería interna del producto que se compre. Evidentemente, no es mala idea que se cumpla con algunos de los estándares rápidos que existen en la actualidad, siendo el más recomendable Quick Charge.

En lo que tiene que ver con las dimensiones, más que indicar una marca concreta, lo que se tiene que comprobar es que es posible llevar el accesorio perfectamente incluso en el bolsillo de una chaqueta (lo que también asegura que no ocupa mucho espacio en la mochila). Eso sí, el peso siempre debe estar por debajo de los 800 gramos para que la comodidad sea la mayor posible.

Otras cosas importantes en estas baterías externas

Una es que la inclusión de LEDs de información es algo que se agradece bastante (o, en su defecto, una pantalla). Con estos elementos es posible conocer de forma concreta la cantidad de carga que tiene el adaptador con puerto USB tipo C. E, incluso, recibir avisos cuando todo está llegando a su fin.

Aparte, y para que la seguridad en el uso sea la mejor posible, no está de más que la batería externa incluya tecnologías de protección ante problemas habituales. Dos ejemplos son el que la temperatura se mantenga siempre en parámetros adecuadas y, también, que la sobretensión no se produzca en ningún momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *