Mejor Ordenador Portátil Calidad Precio ¿Cual Elegir?

mejor ordenador portatil calidad precio
amazon black friday

Mejor Ordenador Portátil Calidad Precio ¿Cual Elegir?

A no ser que tengas en mente un modelo concreto, a la hora de comprar cualquier producto la aspiración máxima es encontrar aquel con la mejor relación calidad precio y los ordenadores portátiles no son una excepción a esta máxima. Así que si andas a la búsqueda de un equipo y no tienes muy claro cuál quieres, pero sí para qué y cuánto puedes gastarte, en esta guía de compra de portátiles con mejor relación calidad precio vas a encontrar una cuidada selección de candidatos.

¿Para qué vas a usar el portátil?

La premisa de la relación entre prestaciones y precio es amplia, ya que no es lo mismo buscar un equipo que nos permita navegar por internet con la comodidad de un teclado y un sistema operativo de escritorio que buscar un modelo para gaming.

Con un espectro tan amplio, nos toca definir una serie de escenarios uso para determinar qué especificaciones pueden resultarnos interesantes. En este apartado hemos tratado de esbozar las líneas generales a tener en cuenta para tener claro el punto de partida, sin ahondar en exceso.

Ordenador Portátil para Windows

Ofimática sencilla, navegar por internet, ver alguna serie y poco más.

En ese artículo incluimos Windows ya instalado porque este tipo de usuarios suele ser básico y no quiere complicarse en el proceso de ahorrarse algo de dinero e instalar Windows por su cuenta (o simplemente usar una distribución Linux).

Ojo porque aquí podemos caer en la trampa de infradimensionar nuestras necesidades y comprar un portátil barato pero que en un año nos desespere por su lentitud.

¿Qué tenemos que mirar? Al menos procesadores Intel Core de novena o décima generación, o bien en un Ryzen de AMD de tercera o cuarta generación, tanto por rendimiento como por consumo. En cuanto a RAM, los 8GB van a ser una cifra muy común y no debemos bajar de ella. Si nos vamos al almacenamiento, mejor evitar aquellos con HDD por una cuestión de velocidad. Quizás para un uso tan sencillo nos sea suficiente con 256GB y, si tienes claro que vas a tirar de servicios en streaming o la nube, podrías recortar hasta los 128GB, pero mejor mirar la diferencia de precio por si merece la pena.

Sobre las pantallas, aunque la más común va a ser las 15,6″, también vamos a encontrarnos diagonales de 13 y 14″. En este sentido será una cuestión cuánto lo vas a mover. O lo que es lo mismo: si quieres un portátil que sea portable o solo lo vas a trasladar por las habitaciones o muy de vez en cuando. Elijas lo que elijas, mejor apostar por la resolución FHD… a no ser que tu uso sea muy esporádico.

Ordenador Portátil para Gaming

En nuestra guía de compra de portátiles para gaming por menos de mil euros hay una buena cantidad de modelos que satisfacen la premisa “calidad precio”.

Si estamos buscando equipos y nuestro presupuesto es ajustado, tocará priorizar el hardware dejando en un segundo plano aspectos como el diseño, las dimensiones y el peso, la pantalla o el sonido, si bien habrá excepciones (generalmente en modelos veteranos).

Uno de los componentes más determinantes es la tarjeta gráfica dedicada, que debe ser capaz de mover a 1080p con la máxima calidad de imagen y con una cadencia media de al menos 60 fps. Aunque nuestra recomendación a presente y futuro es apostar por la familia GeForce RTX 2000 por la posibilidad del ray tracing, si bien hay otros modelos que ofrecen buenas rendimientos como la GPU GeForce GTX 1660 Ti. En todo caso, si lo queremos para jugar, un punto de partida es la GTX 1650 de 4 GB en NVIDIA o las RX 570 o RX 580 de AMD.

En cuanto a procesadores, nuestra apuesta es que os decantéis por un chip Intel Core i5 o i7 de 9ª o 10ª generación o bien un AMD Ryzen 5 o 7 de 3ª generación (o la 4º generación, si encontráis modelos que la integren).

Si hablamos de RAM, los 16GB de tipo DDR4 y frecuencia de 2.666 MHz deberían ser lo mínimo, pero si optáis por modelos con cifras inferiores, al menos que puedan actualizarse fácilmente.

Sobre el almacenamiento no tenemos dudas: imprescindible irse por modelos con SSD. Los 512GB son un buen punto de partida para almacenar sistema operativo y juegos, pero si se os queda corto, hay opciones que alternan discos duros mecánicos con unidades SSD.

Un apunte rápido sobre paneles: son muy interesantes aquellas de 15,6 pulgadas con resolución Full HD y capaces de alcanzar una frecuencia de refresco de 120 Hz, ya que al subir de frecuencia necesitaremos una gráfica más potente (y lo mismo si subimos de resolución).

Ordenador Portátil para edición de vídeo y foto

Aunque conseguir lo mejor en relación calidad precio es la meta de la mayoría de usuarios, generalmente aquellos que buscan un equipo para edición de vídeo y foto tienen muy claro sus necesidades y que esta herramienta va a ser de trabajo, por lo que tocará realizar una buena inversión. En todo caso, a todos nos gusta pagar menos.

La premisa es muy similar a la los portátiles para gaming, pero admite varios matices. La primera es que la CPU tiene un gran impacto en estas tareas, por lo que interesa incidir en el número de núcleos físicos, el número de hilos de ejecución capaz de procesar de forma simultánea y la frecuencia de trabajo del reloj. En este sentido, buscaremos chips Intel Core i5/i7 o AMD Ryzen 5/7 con al menos 4 núcleos físicos y 8 hilos de ejecución y mejor decantarse por los más nuevos.

Respecto a la RAM, no hay dudas: cuanta más, mejor, especialmente con programas que devoran este elemento como Photoshop. Los 16GB son un mínimo, pero si nos vamos a la edición de vídeo en 4K o modelado 3D, mejor subor a los 32GB. Elijas la que elijas, que se pueda actualizar.

Sobre el almacenamiento hay que tener claro dos cosas: necesitas mucho espacio para guardar archivos pesados y velocidad para ejecutar software, así que una opción que optimiza la calidad precio es apostar por aquellos equipos que combinan HDD con unidades SSD con interfaz NVMe M.2.

Para estas tareas es necesario contar con una tarjeta gráfica dedicada que sea compatible, como por ejemplo las familias GPU NVIDIA Quadro o GeForce GTX, AMD FirePro o Radeon con al menos 4 GB de memoria. En este sentido, os recomendamos decantaros por la mejor tarjeta compatible para el software que vamos usar que podamos permitirnos.

Uno de los problemas de los portátiles para edición de vídeo y foto es la pantalla: hay pocos modelos con pantallas de calidad en cuanto a resoluciones exigidas y precisión en la reproducción de color y los que hay tienen un precio alto.

Si a eso le unimos que es probable que pases muchas horas frente a la pantalla, nuestra recomendación pasa por usar un monitor externo. En todo caso, si vas a obviar esta recomendación, el panel debería ser IPS por su mejor reproducción de color y buscar al menos modelos con resolución QHD.

El uso de un monitor externo abre otra caja de Pandora: un equipo para edición de foto y vídeo ha de contar con una buena colección de puertos, tanto para este periférico como para discos duros, tabletas digitalizadoras… al menos con un par de puertos USB 3.0, HDMI y una salida Thunderbolt 3 o USB-C.

Ordenador Portátil Todoterreno

Necesitas un portátil potente para mover programas pesados y/o vas a trabajar muchas horas con varias tareas a la vez, pero habitualmente no vas a editar foto o vídeo ni vas a jugar (o al menos no vas a hacerlo con frecuencia).

El escenario de uso es muy similar a los dos anteriores, aunque admite ciertas concesiones: apuesta por procesador potente Intel Core i5/i7 o AMD Ryzen 5/7 de las últimas generaciones y bien de RAM. Aquí os recomendamos los 16GB, pero teniendo en cuenta las ofertas que vamos a encontrar y que actualizar este componente es relativamente sencillo, tampoco descartamos aquellos con 8GB. Donde sí que somos “tajantes” es en los SSD, con los 256GB como punto de partida. ¿Gráfica dedicada o no? Hoy en día vamos a encontrarnos portátiles muy interesantes y con precio contenido que integran tarjetas sencillas y veteranas que no vienen mal por si un día queremos echar una partida ajustando opciones gráficas.

Teniendo en cuenta el uso intensivo, es fundamental que la pantalla sea FHD y que tenga bien de puertos para que podamos conectarle otros periféricos.

Ordenador Portátil para Trabajo en Movilidad

Bajo esta premisa se esconden necesidades muy diferentes: podemos quererlo simplemente para navegar por internet (en este caso, ¿no te valdría una tablet?) o para uso intensivo, por ejemplo para llevarlo a la universidad o al trabajo.

Si tu caso es el primero, las necesidades a nivel de hardware son las mismas que en el punto de “Solo lo quiero para Windows” y si vas a meterle caña, se asemeja al caso del portátil todoterreno. En todo caso, los factores diferenciales son la ligereza y la batería.

Si buscamos un portátil lo más ligero posible, en los ultrabook vamos a encontrar nuestro modelo ideal. Hoy en día encontramos equipos de menos de un kilogramo, pero si somos capaces de “soportar” un poquito más de peso, el precio baja bastante. Así, hay portátiles moderadamente ligeros de aproximadamente 1,5kg a precios muy atractivos.

Y un efecto colateral que no debemos obviar de los ultrabook: la reducción de tamaño y peso suele venir de la mano de menos puertos. Ojo con esto.

Sobre la autonomía, lo mínimo sería que aguantase las ocho horas diarias de nuestra jornada, si bien mejor apostar por aquellos que ofrecen al menos 10 -12 horas ya que son datos que aporta el fabricante y que suelen realizarse en condiciones favorables. Otra característica a agradecer es que tengan carga rápida.

amazon black friday